{L_INDEX}
 
 
Principal
· Portada
· Archivo de Novedades
· Buscar
· Encuestas
· Enlaces de interés
· Secciones
· Tu Cuenta
· Tutorías Online
Acceso
Nickname

Password

¿Todavía no tienes una cuenta? Recuerda que debes CREARTE UNA para acceder a todos los contenidos y efectuar consultas online.
Encuesta
¿Está obsoleta la Constitución Española de 1978?

Sí, en su totalidad
No, pero hay que reformar algunos aspectos
No, en modo alguno



Resultados
Encuestas

votos 20
Gente Online
Actualmente hay 3 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí
 
Reseña: «Casos prácticos jurídicos basados en series de animación»
Actualidad JurídicaTítulo: Casos prácticos jurídicos basados en series de animación
Formato: Tomo en tapa blanda de 98 páginas
Autores: (Coord.) Francisca Ramón Fernández (Autores): Vicente Cabedo Mallol, María Emilia Casar Furió, Vicent Giménez Chornet, Juan Vicente Oltra Gutiérrez, Francisca Ramón Fernández
Editorial: Tirant lo Blanch
Precio: 14,15 €
Comentario:


Hubo un tiempo, no tan lejano, en el que productos culturales como los videojuegos, los tebeos, los juegos de rol o el anime eran considerados cosa de infancia o, en el mejor / peor de los casos, sub-cultura. La afición se llevaba, cual procesión, por dentro y se inventaban mil y un eufemismos y subterfugios para justificarla; no se lean comics sino novelas gráficas; no todo eran marcianitos. Del rol y las obras llegadas de Japón mejor no hablar: el nivel de estigmatización y cretinismo alcanzó cotas insospechadas. Sin embargo, los años pasaron, los negocios prosperaron y los entretenimientos minoritarios se convirtieron en mayoritarios; los niños de antaño se convirtieron en adultos que siguieron –continua o intermitentemente- con sus vicios y alcanzaron poder adquisitivo como para consumir más. Así las cosas, resulta casi inevitable que esta generalización, unida a la conversión en iconos de la cultura global de algunas de creaciones  (p. ej. la familia Simpson) haya derivado en la incorporación al ámbito académico de estas antaño denostadas representaciones culturales. Veámoslo con este curioso ejemplo de compilación de casos prácticos jurídicos.

La divulgación fue la primera playa en la que el friquisimo desembarcó como herramienta de trabajo (haciendo buena la colección de tópicos con la que se vendió The Big Bang Theory, por cierto). Obras como La Física de los superhéroes, La Física de Star Trek o Einstein contra Predator dan testimonio de ello. Hoy, sin embargo, no es una obra de divulgación la que toca reseñar, sino un manual de casos prácticos para el estudio del Derecho. Como docente de asignaturas jurídicas y como profesor que ha empleado sus aficiones para la generación de supuestos de singular pelaje, recibí como una grata sorpresa la aparición de este libro en el que un grupo de colegas utilizaban series, personajes y películas del mundo de la animación para proponer temas de debate.

El equipo coordinado por Francisca Ramón Fernández constituyó hace unos años un grupo de trabajo dedicado a la innovación en materia docente -área esta muy en boga por obra y gracia del proceso de adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior, conocido entre defensores y detractores como «Plan Bolonia»-. El resultado de diez años de labor se ha plasmado en una selección de actividades propuestas en las que se incorporan a título de ejemplo de partida historias de las aventuras y desventuras de Dilbert, los Simpson o la princesa Mononoke. También se incorporan referencias de corte legal, jurisprudencial y doctrinal, para el desarrollo del debate.

Esta obra constituye una iniciativa aún original, que permite comprobar una vez más que la ficción puede ayudar a la comprensión de la realidad.

P. S. Terminada la reseña, no me resisto a contar una pequeña anécdota académica. En el año 2012 se estrenaba la segunda temporada de Juego de Tronos. Después de haber visto la primera en formato doméstico esa misma primavera, me enfrasqué en la lectura de los libros. De esa combinación surgieron los dos casos prácticos que constituían la prueba de evaluación final de una asignatura llamada en aquel entonces Derecho Civil IV (que englobaba las materias de Familia y Sucesiones). En el enunciado de esos casos se narraban como parte del supuesto de hecho acontecimientos como la boda roja, el juicio de Tyrion Lannister o el destino de su real sobrino Geoffrey. El alumnado se quejó amargamente de aquellos casos… pero solo porque eran seguidores de la serie televisiva y aquel examen les había desvelado acontecimientos de las temporadas tercera, cuarta y quinta. Es una pena que George R. R. Martin no haya sacado aún Vientos de invierno y que la serie haya seguido un camino literariamente por explorar; me ha quitado el perverso placer de aquella vez.

(Reseña publicada originalmente en Zona Negativa).
Enviado el Miércoles, 14 septiembre a las 06:14:53 por Luis_Capote
 
 



 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Actualidad Jurídica
· Noticias de Luis_Capote


Noticia más leída de Actualidad Jurídica:
CEDRO y los derechos de autor, por Javier de la Cueva

Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

Todos los logos y marcas en este sitio son propiedad de su respectivos autores. Los contenidos son propiedad de su autor. Diseño Web y Alojamiento por Web Empresas.
Web Engine © 2004 - 2007 por Jacobo Martin.
Página Generada en: 0.041 Segundos